Registro/Login


¿Estás pensando en autopublicarte y no sabes por donde empezar?

En Literanda ofrecemos también servicios editoriales a terceros. Prueba ahora nuestra calculadora editorial.
Calculator-icon



Nuestras novedades en tu mail

Joomla Extensions powered by Joobi
  • #1: Miedo a perderte Miedo a perderte Sophie Saint Rose (Autor), Sonia López Rodríguez[…]

  • #2: Origen (Planeta Internacional) Origen (Planeta Internacional) Dan Brown (Autor), Aleix Montoto Llagostera (Traductor),[…]

  • #3: Dientes blancos (Narrativa) Dientes blancos (Narrativa) Zadie Smith (Autor) (3)Cómpralo nuevo: EUR 9,49[…]

  • #4: Origen (Versión española) (Volumen independiente) Origen (Versión española) (Volumen independiente) Dan Brown (Autor), Aleix Montoto[…]

  • Facebook Page: 145424512237467
  • FeedBurner: LibreriaLiteranda
  • Google+: 103912098042437931438
  • Linked In: pub/andrés-alonso-weber/5/bb7/150
  • Twitter: @literanda

El camino más corto

Submit to FacebookSubmit to Google PlusSubmit to TwitterSubmit to LinkedIn

Ama el camino mas cortoEl camino más corto para encontrarse a uno mismo, da la vuelta al mundo. Con esta emotiva cita de Hermann Keyserling comienza Manuel Leguineche El camino más corto —convertido hoy casi en libro de culto—, y que este año cumple 50 años. (El libro se publicó en el 78, pero el viaje comenzó realmente en abril de 1965). Gracias a autores como Manu Leguineche, viajar es hoy más fácil, incluso para los que no pueden viajar.

Hermann Melville, además de marinero, profesor e inspector de aduanas, y aparte -faltaba más- de escribir Moby Dick, era un gran conferenciante. En una de sus charlas explicaba los requisitos que debe reunir el trotamundos: "Para ser un buen viajero y obtener del viaje verdadero placer son necesarias varias condiciones. La primera consiste en ser joven y despreocupado, dotado de talento e imaginación: si se carece de estas virtudes, es mejor quedarse en casa". Y se queda tan pancho. Joven y despreocupado. De esos tenemos unos cuantos. Ahora, ¿talento e imaginación? Imaginación también es relativamente fácil. El problema va a estar en el talento.

"No somos sino peregrinos que, yendo por distintos caminos, trabajosamente se dirigen al encuentro de los unos con los otros"

ama ebano

Obviando el tema de que hemos relegado los viajes a aquellos jóvenes talentosos y despreocupados, a mí esto me lleva a pensar si también se pueden pedir unas aptitudes básicas para ser lector de libros de viajes. Seguro que imaginación hay que tener, porque se requiere para leer cualquier tipo de libro; curiosamente yo diría que más que juventud se necesita más bien lo contrario: parece más lógico que el lector de libros de viajes -como el de biografías- sea una persona de cierta edad, presuponemos que al ser una lectura más "sesuda", que contiene más reflexión y menos acción, el consumidor no será especialmente joven. Además  tendemos a pensar que los jóvenes son los que viajan y los mayores los que leen. Hablando con unos y con otros, descubro que no es cierto, no hay una pauta sobre esto. Y es que los libros de viajes también han cambiado, ya no son los mamotretos antropológicos o zoológicos descriptivos y lentos que cogen polvo en las bibliotecas de los abuelos. Y ya no hay escritores que solo escriben este tipo de literatura, cualquier novelista se atreve a viajar por las páginas, porque ya no estamos hablando de un género tan encasillado; ahora un libro de viajes puede ser también una novela apasionante, puede rozarse con la fantasía y emocionarnos con su prosa.

ama jupiterY uno se pregunta: ¿cuál es el placer de imaginar sin ver, de oír sin vivir o de leer sin viajar? ¿Por qué ahora, cuando los viajes son tan accesibles para muchos, los libros de viajes no se han extinguido y los lectores han pasado a ser viajeros? Creo que es por la misma razón por la que los  eventos deportivos televisados siguen moviendo millones; cuando alguien está viendo un partido de fútbol o baloncesto, y no es seguidor de ninguno de los dos equipos, el entretenimiento que eso puede producir parece similar al que nos proporciona ese libro de viajes que nos atrapa y nos lleva desde el sillón de casa a tierras exóticas. No juego, no viajo; me lo cuentan. Y, ¿qué pasa si uno de los equipos es "mi" equipo? Entonces estamos  en el caso de un libro de viajes que se sitúa en un país que ya conozco, pero eso, lejos de restarle interés, añade un componente emotivo y remueve el cajón de los recuerdos y de las vivencias que tuvimos en esa época, con quién viajábamo... Y como indefectiblemente éramos más jóvenes, y cualquier tiempo pasado fue mejor, acabamos  en la nostalgia.

ama herodoto

Ahora imagínense todo este proceso de imaginar y/o recordar vivido desde otra sociedad y otro tiempo. Me refiero a lo que sintieron los lectores de, por ejemplo, "La Odisea". Ahí el lector estaba en manos de Homero; nadie le rebatiría jamás que el mundo, el Egeo y sus islas eran como él las describía. Es el equivalente a nuestra ciencia ficción; el lector de la Antigüedad griega podía creerlo o no creerlo. Era una cuestión de fe. En la Antigüedad los viajes empezaban y terminaban en la lectura; eran muy pocos los privilegiados que se podían permitir la aventura de viajar; hoy, que estamos en la democratización de los viajes, esta literatura no ha decaído ni un ápice. De hecho, gracias a libros como Los viajes de Júpiter —Ted simon, otro libro de culto donde los haya—, todos hemos deseado desempolvar la moto y recorrer mundo, a ser posible con lo puesto. O hemos planeado llegar hasta México desde el sur de Chile en tren, de la mano de Maruja Torres y su Amor América.

Cuando estuve en África no podía dejar de recordar el libro Ébano, un clásico entre los clásicos. Después de leer algo así, parece que uno viaja dos veces, añade olores y colores a las imágenes que Kapuściński ha creado para nosotros. Él también es el autor de otro de los grandes libros del género: Viajes con Heródoto, que arranca con una preciosa cita de Antoine de Saint-Exupéry: "No somos sino peregrinos que, yendo por distintos caminos, trabajosamente se dirigen al encuentro de los unos con los otros".

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar